Revista de Análisis Plural

La receta del éxito deportivo y empresarial

0

He aquí cinco lecciones del mundo de los deportes de élite que pueden producir un mejor rendimiento comercial.

SVEIN S. ANDERSEN. Profesor de Performance Management de BI Norwegian Business School. .


Los resultados de Noruega en los Juegos Olímpicos de Invierno 2018 han llamado la atención. ¿Existe alguna receta para ganar medallas? Y, si es así, ¿puede aplicarse también al mundo de los negocios?

El deporte de élite es especial. Atletas y entrenadores persiguen objetivos muy ambiciosos. Una parte importante de su esfuerzo gira en torno a liderar y organizar el desarrollo sistemático a través de pequeños pasos que, con el tiempo, puedan arrojar resultados excepcionales. En este aspecto, el mundo del deporte de élite posee una experiencia única.
La metodología para las mejoras sistemáticas en el deporte de élite también podría ser muy útil en el mundo de los negocios. ¿Pueden las metodologías deportivas de élite condensarse en consejos concretos y prácticos que beneficien a otros?

En el mundo de los negocios, el problema suele ser que el resultado se equipara con el rendimiento. En los deportes, en cambio, el mensaje es que el rendimiento es el proceso que da lugar al resultado. Con esta perspectiva en mente, me gustaría destacar cinco consejos que pueden fortalecer la gestión del rendimiento en los negocios.

1. Ponga el foco en el desarrollo continuo. Un factor clave tras el éxito olímpico noruego es que el deporte de élite sistemáticamente aprovecha las lecciones aprendidas en todo tipo de deportes, como si fuera una organización por grupos.

2. Construya relaciones gobernadas por objetivos. Debe haber una relación clara y concisa entre los objetivos de rendimiento para el equipo y los objetivos de capacitación y desarrollo del individuo.

3. Fortalezca los elementos que promueven el rendimiento. Identifique y priorice sistemáticamente los elementos de los procesos que pueden aportar una mayor contribución hacia las mejoras continuas.

4. Haga que el trabajo de desarrollo forme parte de la rutina diaria. En una empresa, la capacitación debe enfocarse en fortalecer los elementos del trabajo que uno realiza. Una mayor atención y concentración aumenta la calidad y la capacidad de entrega.

5. Introduzca el desarrollo sistemático en un modelo de gestión proactivo e integral. Las ambiciones y objetivos para la empresa deben desafiar algunos elementos del statu quo. El trabajo de capacitación debe estar a la altura de lo mejor que la industria puede ofrecer.

La clave para lograr resultados extraordinarios es entender que es el proceso el que crea el resultado, que es el desempeño o logro real, no el resultado. El desafío radica en hacerlo.

Enviar Comentario