Revista de Análisis Plural

Costes laborales unitarios: como medida de la competitividad

0

Los costes laborales unitarios se suelen definir como la totalidad de los costes de personal por unidad producida, o, dicho de otra manera, los costes salariales necesarios para producir una unidad. Es, por tanto, una medida que relaciona coste salarial y productividad, ya que es la parte de la productividad que el empresario destina al pago de salarios.

FRANCISCO J. TATO JIMÉNEZ. Decano-presidente del Colegio Profesional de Economistas de Sevilla.


Entre los expertos en materia económica existe un amplio consenso en que los costes laborales unitarios son uno de los principales indicadores de competitividad de una unidad productiva. Si bien se pueden usar para comparar la competitividad de distintas empresas, dicho concepto suele ser principalmente aplicado para medir la competitividad de unos países u otros.
Dicho lo anterior, el coste laboral unitario será el cociente entre:

Así, entendemos por remuneración por asalariado el cociente entre la masa salarial total y el número de asalariados, referidas ambas magnitudes al territorio concreto que pretendamos analizar; en definitiva, la remuneración por asalariado sería un concepto cercano al salario medio. Por consiguiente, la fórmula de la remuneración por asalariado sería:

Mientras que por productividad entendemos el cociente entre el Producto Interior Bruto y la población ocupada:

De este modo, un país será más competitivo respecto a su entorno cuanto menor sea su coste laboral unitario, ya que supone que, para la misma producción, se requiere un menor coste laboral, asegurando así un mayor retorno de la inversión. Así, un inversor se verá atraído por aquellos países más competitivos, lo que conllevará a su vez un mayor crecimiento del país, de ahí que la competitividad sea fundamental para el crecimiento. En definitiva, a más inversión, mayor crecimiento, más productividad y más empleo.
Por el contrario, un incremento del coste laboral unitario supondrá un encarecimiento de la mano de obra o disminución de la productividad y, en consecuencia, pérdida de productividad.

Enviar Comentario