Revista de Análisis Plural

La transformación digital: el gran reto de las pymes para la próxima década

0

El 19% de las Pymes de España ya cuentan con plataformas digitales de venta. Sin embargo, el pastel comercial electrónico se encuentra repartido de forma desigual entre las grandes plataformas de Ecommerce y el resto de empresas

Texto: Adrià Gratacós Torras

La revolución digital está suponiendo cambios estructurales en los hábitos de consumo de todo el mundo. Unos cambios que también están generando un nuevo paradigma para las empresas y sus estrategias de llegar a los consumidores. Pero para muchas pymes del país la digitalización no es una necesidad, sino más bien un tropiezo competitivo. Al menos así lo asegura el índice de la Economía y la Sociedad Digital (DESI) de la Unión Europea. Los últimos datos del índice, referentes al 2020, posicionan a España en la undécima posición entre los 28 Estados miembro en relación a la digitalización.

El índice DESI concluye que España tiene una buena conectividad y es pionera en materia de servicios públicos digitales. Sin embargo, la Unión Europea detecta carencias importantes en competencias digitales entre la población. Unas carencias digitales que también se ven traducidas en una incapacidad de las Pymes para añadirse al carro de la digitalización. “Las Pymes españolas siguen sin aprovechar todo el potencial del comercio electrónico”, asegura textualmente el informe.

La facturación del ecommerce en las pymes españolas supuso el 9% del total ingresado en 2019. El porcentaje es inferior a la media europea (11%).

La falta de conocimiento, de tiempo y de presupuesto son las tres principales barreras para la digitalización de las más de 3 millones de pymes españolas. Y a pesar de los titulares que anuncian crecimientos exponenciales del comercio electrónico, las pymes no son las grandes beneficiadas, sino más bien al contrario. Según el índice DESI España ocupa el puesto número 13 en la UE en Integración de la Tecnología Digital. Los datos muestran cómo la mayoría de Pymes españolas no se encuentran digitalizadas: solo el 19% de las Pymes de España cuenta con una ecommerce. Además, la mayoría de ellas usa la venta en línea para vender en el mercado doméstico. Así, la facturación del ecommerce en las pymes españolas supuso el 9% del total ingresado en 2019. El porcentaje es inferior a la media europea (11%).

Así, el informe asegura que “España se puede beneficiar enormemente de la transformación digital”. Sin embargo, el texto reclama que todas las Pymes y microempresas del país “perciban las ventajas que supone para sus actividades empresariales”. “Las medidas para incluir la digitalización y adoptar la IA y otras tecnologías emergentes pueden potenciar la capacidad de innovación de la economía española, impulsada por las Pymes”, concluye el informe de la Comisión Europea.

Una revolución digital en los hábitos de consumo
Pero la revolución digital no solo está cambiando la forma de organización de las empresas, sino que también está impactando en los hábitos de consumo de las personas. El incremento del comercio electrónico es exponencial y cada vez supone un trozo mayor del pastel comercial en todo el mundo. En el caso de España, debido también a las restricciones de movilidad que se han implantado con motivo de la Covid-19, en este 2020 se ha producido un auge del consumo de internet sin precedentes. Según el informe ‘Consumidores y nueva realidad’ elaborado por la consultora KPMG, el 46% de los ciudadanos del Estado español compran, de forma recurrente, a través de plataformas digitales. El porcentaje es 13 puntos superior al existente antes de la llegada de la Covid-19.

Las pymes, incapaces de competir con los gigantes del ecommerce
El informe de KPMG detecta incrementos en todos los rangos de edad, desde los 18 hasta las personas mayores de 65 años. Y este incremento del consumo a través del comercio electrónico ha sido capitalizado por los denominados Pure Players, es decir, las grandes plataformas de ecommerce. El informe calcula que el uso de plataformas de venta online se ha incrementado un 43% en España. En cambio, el pequeño comercio se ha visto muy limitado a la hora de competir con las grandes empresas en el entorno digital. Según los datos del informe, el pequeño comercio ha identificado las redes sociales como la principal herramienta para incrementar ventas online. Sin embargo, el incremento es discreto, de solo un 3%

La partida del comercio electrónico la están ganando las principales plataformas de ecommerce, y más concretamente, Amazon. Según el ranking elaborado por E-Show Magazine, Amazon facturó 7.567 millones de euros en España el año pasado. La cifra supone que el gigante norteamericano del comercio electrónico acapara el 15,7% del comercio electrónico del país. De hecho, el análisis de E-Show asegura que las 20 principales empresas de comercio electrónico en España concentran una facturación de cerca de 18.000 euros.

20 empresas concentran el 40% de la facturación electrónica en España

Teniendo en cuenta que, según la Comisión Nacional del Mercado y la Competencia (CNMC) el comercio electrónico movió 48.800 millones de euros en 2019, los datos son abrumadores. 20 empresas concentran el 40% de la facturación electrónica en España. El 60% restante se tiene que repartir entre miles de empresas, tanto grandes como pequeñas, que se ven incapaces de competir con los gigantes electrónicos.

El Govern pide responsabilidad a la hora de consumir a través de internet
Ante el auge del uso de internet como plataforma de consumo, la Agencia de Ciberseguridad de Catalunya se muestra preocupada por el incremento de la ciberdelincuencia. Según el informe ‘El impacto digital de la Covid-19’ elaborado por la Agencia, un 33% de los incidentes en ciberseguridad durante el periodo de pandemia han estado relacionados con la Covid-19. En este sentido, el director de la Agencia de Ciberseguridad de Catalunya, Oriol Torruella, alerta de las vulnerabilidades de las empresas, y en especial las pymes, en un contexto cada vez más digital. “En muchas ocasiones el teletrabajo no se ha organizado de forma correcta, al menos en términos de ciberseguridad”, asegura Torruella. Según Torruella el teletrabajo requiere de medidas de seguridad para evitar la intromisión de hackers. “Es necesaria una mayor pedagogía entre la población y tener presente que podemos ser víctimas de cualquier campaña de ciberataque”, añade el director de la Agencia de Ciberseguridad de Catalunya.

“En muchas ocasiones el teletrabajo no se ha organizado de forma correcta, al menos en términos de ciberseguridad”

El panorama digital es suficientemente complejo como para detectar múltiples barreras para las pymes a la hora de conseguir su digitalización. Una digitalización de la cual dependerá, en buena medida, la supervivencia de miles de pequeñas y medianas empresas de nuestro país.

Enviar Comentario