Tagged: passatger

0

En este año de 2030, asistimos eufóricos a la cuarta fase –y definitiva, dicen expertos de relevancia- de la aviación comercial. La primera se produjo hace 30 años, en 2000. Airbus batía, con el Concorde, el récord de velocidad de un vuelo comercial rompiendo la barrera del sonido. Pero un desgraciado accidente truncó el invento. La segunda ocurrió hace 25, en 2005. El Airbus A-380, de doble piso, conseguía transportar la máxima cantidad de viajeros jamás alcanzada, 800-850 personas. Pero en 2021, dieciséis años después, dejó de fabricarse bruscamente. La tercera fase se cebó con Boeing, en 2019, tras dos desgraciados accidentes, justo cuando la compañía aérea norteamericana estaba consiguiendo vuelos de pilotaje automático.
Pues bien, ahora, en estos días pletóricos de 2030, la velocidad y la capacidad aérea se dan la mano y alcanzan su plenitud. A las compañías fabricantes les quitan de las manos los aparatos completamente automatizados que transportan más de 1.000 pasajeros a velocidad supersónica.
Doncs bé, ara, en aquests dies pletòrics del 2030, la velocitat i la capacitat aèria es donen la mà i arriben a la seva plenitud. A les companyies fabricants els treuen de les mans els aparells completament automatitzats que transporten més de 1.000 passatgers a velocitat supersònica.

Más