Revista de Análisis Plural

GRIFOLS. El éxito basado en la investigación, las adquisiciones y la internacionalización

0

Grifols es un grupo multinacional biotecnológico familiar con sede en Sant Cugat del Vallès (Barcelona). Pacientes de todo el mundo mejoran su vida gracias a los medicamentos que produce. Es la tercera empresa más grande del mundo del sector de los hemoderivados (derivados de la sangre) y líder mundial en obtención de plasma (parte líquida de la sangre). Es un sector con gran crecimiento y la irrupción del COVID-19 aún lo está impulsando más, ya que encabeza más de 25 proyectos para descubrir tratamientos para combatir la pandemia.

Oriol Amat. Catedrático de Economía Financiera de la UPF y UPF Barcelona School of Management, vicedecano del Colegio de Economistas de Cataluña y vicepresidente ACCID.


“Si hubiésemos nacido en Alemania, hoy seríamos más grandes que Pfizer.”

Víctor Grífols 

DE PEQUEÑO LABORATORIO DE LA BONANOVA A EMPRESA VALORADA EN MÁS DE 16.000 M€ Y COTIZANDO EN EL NASDAQ
En 1909, Josep Antoni Grifols i Roig, médico hematólogo, fundó, junto con varios compañeros de estudio, un laboratorio de análisis clínico en Barcelona pionero en España en análisis clínicos y en la introducción de las técnicas de conservación y transfusión de la sangre, que sería el precursor de Laboratorios Grifols.

 En 1929, este primer laboratorio patenta la flébula aspiradora (para extraer sangre) y la flébula transfusora (para transfusiones indirectas). Con estos instrumentos, esenciales para el desarrollo de la compañía, ya no hará falta que la transfusión de sangre se haga simultáneamente con la presencia del donante y del receptor.

Once años después, en 1940, junto con sus hijos Josep Antoni Grifols i Lucas y Víctor Grifols i Lucas, funda los Laboratorios Grifols. Esta compañía se dedica al análisis clínico, a la preparación de plasma liofilizado, a la fabricación de vacunas y a la realización de transfusiones de sangre. Y ese mismo año, Josep Antoni Grifols i Roig hace una importante innovación con la plasmaféresis, que consiste en extraer la sangre del cuerpo y procesarla de manera que los glóbulos blancos, glóbulos rojos y plaquetas se separan del plasma. Las células de la sangre se devuelven luego al paciente sin el plasma, y el organismo los sustituye rápidamente.

Desde los inicios, la empresa apuesta por la I+D, la internacionalización y las adquisiciones. Así, la I+D le permite disponer de patentes que constituyen importantes ventajas competitivas, y la internacionalización y la política continuada de adquisiciones de empresas del sector, experimentar un gran crecimiento. Hasta el punto de que, en 1987, Grifols crea el holding empresarial Grupo Grifols, que incluye las empresas de investigación, las fábricas y las filiales comerciales.

Grifols facturaba 24 millones de euros y tenía 450 trabajadores cuando, en 1987, Víctor Grifols pasó a ser consejero delegado. En tres décadas, la facturación ha subido hasta los 5.353 millones de euros (223 veces más) y trabajan más de 24.000 empleados

Durante los veinte primeros años del siglo XXI, Grifols ha conseguido consolidarse como una empresa global con presencia en más de 100 países de los cinco continentes. Es la séptima empresa biotecnológica más grande del mundo (ver figura 1). Aunque la familia Grifols controla el 30% de las acciones de la compañía, desde 2007 forma parte del IBEX y desde 2011 cotiza en el NASDAQ de Nueva York. El NASDAQ es la bolsa de valores electrónica automatizada más grande de Estados Unidos e incluye las empresas de alta tecnología de sectores como la electrónica, la informática, las telecomunicaciones y la biotecnología.

SEGMENTOS DE NEGOCIO
La actividad de Grifols se distribuye en cuatro divisiones (ver figura 2):

. División Bioscience: Hemoderivados (inmunoglobulina, albumina…). Esta división, que produce plasma a partir de la sangre como materia prima, es la principal de la compañía, con el 81% de los ingresos.

. División Diagnóstico: Productos de diagnóstico destinados a la atención médica. Desde la prevención, la detección, el diagnóstico y el pronóstico hasta el monitoreo de enfermedades y tratamientos, atendiendo a profesionales que trabajan en medicina transfusional y diagnóstico clínico. .

. División Hospital: Productos y servicios de las farmacias hospitalarias.

. División Bio Supplies: Materiales biológicos para la investigación en ciencias de la salud, ensayos clínicos y fabricación de productos farmacéuticos y de diagnóstico.

Los clientes de Grifols son hospitales, clínicas, organizaciones de compras grupales, gobiernos y otros distribuidores, pero no el consumidor final, el cual no tiene acceso directo a los productos de Grifols.
En los últimos años, el grupo está experimentando un crecimiento muy importante (ver figura 3).

En 2020, Grifols, ha recibido el premio a la mejor comunicación de temas relacionados con la transparencia, que concede el Colegio de Censores Jurados de Cuentas de Catalunya (CCJCC). La entidad, por boca de su presidente, Antoni Gómez, reconoce «la extraordinaria aportación y compromiso» del informe anual integrado de la empresa centenaria en materia de rendición de cuentas de información financiera y no financiera.

El grupo tributa en España y, a diferencia de muchas empresas de su dimensión, no lo hace a través de paraísos fiscales. Una de las fake news sobre Grifols es que trasladó la sede a Irlanda, cuando en realidad sólo trasladó los servicios de tesorería, donde trabajan siete personas.

LOS PILARES DEL CRECIMIENTO
La estrategia del grupo se basa en diversos pilares:

. Inversión constante en investigación y desarrollo (en los últimos cinco años, ha invertido un total de 1.500 millones de euros). Tiene más de mil investigadores en los diferentes centros de investigación del grupo.

. Internacionalización, con EE. UU. como mercado de referencia y apostando por mercados con un elevado potencial de crecimiento, como China. Hasta los años noventa, la mayor parte de la actividad la hacía en España, pero problemas como la morosidad de la Seguridad Social (que, en aquellos años, pagaba a 800 días) les animaron a apostar por la internacionalización. Actualmente, el 95% de los ingresos los obtienen fuera de España. Tiene una treintena de filiales por todo el mundo, pero sus productos se venden en más cien países.

. Crecimiento tanto orgánico como vía adquisiciones. En los últimos cinco años, ha invertido 1.450 millones de euros en adquisiciones de empresas y otros inmovilizados. Desde la salida a bolsa de 2006, Grifols ha hecho más de una quincena de adquisiciones.

. Acuerdos de colaboración con importantes empresas europeas, americanas y asiáticas.

. Modelo de negocio basado en la integración vertical (controlando desde la investigación a la distribución, pasando por la producción).

. Política de captación y formación del talento con la Academia Grifols Compañía. Como muestra de su política de personas veamos dos anécdotas: en 2001, distribuyeron entre los trabajadores el 1% de las acciones de la compañía de manera igualitaria y según antigüedad. Y en el aparcamiento de la empresa, no hay plazas reservadas para los directivos, así los mejores lugares son para los que llegan antes.

. Impulso de la filosofía «OneGrifols» para promover el conocimiento y la búsqueda de oportunidades que generen valor a través de iniciativas y equipos transversales.

. Responsabilidad social con iniciativas como la Fundación Víctor Grifols Lucas, que promueve aspectos como la bioética; la Fundación Probitas, que facilita recursos sanitarios en países pobres; y la Fundación J. Antonio Grifols Lucas, que ayuda a las familias necesitadas que dan plasma en EE. UU. Cuando en 2020 comenzó la pandemia, Grifols movilizó de manera continua recursos humanos y económicos destinados a la implementación de campañas de alimentos y dar apoyo técnico y logístico a los hospitales para el almacenamiento, la preparación y la dispensación de medicamentos, así como la remodelación y ampliación de instalaciones para tratar pacientes con COVID-19. Además, la compañía ha realizado varias donaciones de equipos de protección personal en las zonas más afectadas por la pandemia en varios países. En 2017, compró Aguas de Vilajuiga para evitar su desaparición y lo mismo hizo en el año 2018 con el Club de Baloncesto Joventut de Badalona.       

                                                                               

Según una filtración de documentos confidenciales del gobierno estadounidense (Wikileaks, 2010) para la administración de EE. UU., en España sólo hay tres elementos estratégicos en caso de crisis o catástrofe: el estrecho de Gibraltar, el gasoducto que une la Península con Argelia y la fábrica de Grifols en Parets del Vallès (por su papel en caso de emergencia sanitaria)

LA SALIDA A BOLSA: UNA MUESTRA DE TENACIDAD
Con el fin de seguir haciendo adquisiciones, Grifols necesitaba más capital. Por ello, preparó la primera salida a bolsa en el año 2000. En aquel momento, sin embargo, los atentados de las Torres Gemelas afectaron a los mercados y frustraron la operación. En 2004 lo volvió a intentar y fracasó por falta de demanda. A la tercera fue la vencida y, en 2006, pudo entrar en bolsa. El precio de salida eran 4,4 euros por acción y ya el primer día subió un 15%. Desde entonces, las acciones se han revalorizado hasta 23,85 euros (ver figura 4). Si además del incremento del valor de la acción tenemos en cuenta los dividendos, la rentabilidad total para el accionista supera el 1.200%. En estos años, sólo empresas como Inditex han tenido una evolución mejor en la bolsa española. Cuando Grifols salió a bolsa valía 937 millones de euros. Hoy, ya vale más de 16.000 millones de euros. Por tanto, ha multiplicado su valor por 17. Su buena marcha financiera le permite disponer de unos capitales propios que superan el 40%, a pesar de las importantes adquisiciones que ha hecho en las últimas décadas.

Víctor Grifols: “En todos los negocios hay que ser ambicioso, ya que o pedaleas o te caes… a no ser que seas funcionario.

LA AMBICIÓN DE CRECER
Siempre se ha dicho que el nuestro es un país de pymes. En realidad, en todos los países predominan las empresas de pequeña dimensión. Lo que sí es cierto es que nos faltan más grandes empresas. Como muchos estudios ponen de manifiesto, una de las debilidades que tenemos es que muchas empresas carecen de líderes que tengan la ambición de crecer. Este no es el caso de Grifols. Como muestra, podemos recordar una anécdota que se produjo en 1999. En aquellos momentos, Grifols tenía el 50% de Alpha Therapeutics y el otro 50% era de sus socios norteamericanos y japoneses. En una reunión en el hotel Waldorf Astoria de Nueva York, los socios estadounidenses y japoneses, con quienes colaboraban desde 1982, les ofrecieron 300 millones de euros por la parte de Grifols. De esta manera trataban de resolver una relación conflictiva que mantenían con la empresa catalana. Les dijeron que «es una oferta que no podrán rechazar». Pocos minutos después, Víctor Grifols Roura les dijo: «Por 300 millones de dólares, nosotros les compramos su parte». Los socios americanos y japoneses aceptaron.
De cara al futuro, Grifols tiene la ventaja de operar en un sector de gran crecimiento, pero deberá mantener la ambición de seguir creciendo dado el alto nivel de competencia existente.

Enviar Comentario