Revista de Análisis Plural

Internacionalización (1): análisis interno de la empresa

0

La internacionalización se ha convertido en un elemento imprescindible en el desempeño de las empresas. El primer paso clave para internacionalizarse es verificar que la empresa cuenta con los recursos necesarios, ya que, de lo contrario, la salida al exterior puede terminar en un fracaso.

DIANA A. FILIPESCU, PHD. Profesora de Negocios Internacionales y Marketing de TBS Business School.


Para eso hace falta un análisis interno de:

1. Recursos tangibles – financieros y físicos. Los recursos financieros son necesarios para financiar la actividad productiva de la empresa y/o para financiar los esfuerzos para desarrollar su actividad internacional (visitar mercados, participar en ferias, invertir en campañas de marketing, etc.). Frente a la internacionalización, se debe mirar si la empresa tiene la capacidad física para aumentar su producción. Por otro lado, a medida que la empresa se siente segura y con posibilidad de crecer, se debe comprometer a largo plazo con el mercado y, por lo tanto, debe considerar abrir una filial propia en el extranjero.

2. Recursos intangibles – reputación de la empresa, tecnología y cultura. La reputación de la empresa es la razón por la cual un consumidor está dispuesto a pagar una cantidad extra por un producto o servicio en el que confía plenamente. La tecnología, por otro lado, representa una ventaja competitiva imprescindible en el mercado internacional: es la base de la innovación y la propiedad intelectual. Y, por último, la cultura organizativa identifica la empresa: su forma de trabajar, sus rutinas, su orientación, sus comportamientos.

3. Recursos humanos. La internacionalización precisa tener gestores preparados para ella, con un conocimiento mínimo de cómo funcionan los mercados internacionales.

Una vez hecho el análisis interno (pudiendo valorarlo también a través de un benchmarking), la empresa puede determinar cuál es el mercado más adecuado en el que penetrar, en base a la calidad del producto, la capacidad de entender la cultura del destino, de adaptar el producto o servicio al mercado, etc.

Enviar Comentario