Revista de Análisis Plural

Perspectiva del trimestre

0

Las previsiones de primavera del FMI cifran el crecimiento mundial esperado para 2022 en un 3,8%, lo que supone una revisión a la baja de 0,8 puntos respecto a las previsiones de enero y de 1,3 puntos en relación al documento de octubre pasado.

JUAN TUGORES QUES. Catedrático de Economía de la Universidad de Barcelona.


Sobre este “escenario base”, el FMI apunta que podrían empeorar las cosas por razones que van desde la prolongación de la situación bélica y sus múltiples posibles implicaciones, a nuevos problemas en las cadenas de suministros (a los que pueden contribuir los confinamientos en China), pasando por el enquistamiento de las expectativas de inflación o los pasos hacia una eventual fragmentación de la economía mundial.
La tabla adjunta resume algunos de los datos. Llama la atención que, en 2022, podría alcanzar un mínimo el diferencial de crecimiento entre economías emergentes y avanzadas (apenas medio punto), aunque el FMI espera que se vuelva a ampliar en 2023. Pero las revisiones a la baja en las economías emergentes son, para 2022, de mayor cuantía, lastradas por Rusia (una caída estimada de más del 8%, revisando en 11 puntos a la baja el dato). Merece asimismo señalarse que, entre las economías avanzadas, la revisión a la baja es significativa para Alemania, con una reducción de 1,7 puntos en su tasa esperada de crecimiento, por sus singulares dependencias energéticas de Rusia. La revisión a la baja alcanza asimismo un punto porcentual para España y Reino Unido, y algo mayor (1,5 puntos) para Italia. En todo caso, la zona euro se ve significativamente más afectada que Estados Unidos.
El recorte estimado para China está pendiente de la evaluación del alcance de los confinamientos, mientras que sigue llamando la atención la cifra para India. Otras regiones de la economía mundial con tradicionales problemas, como América Latina y África, soportan mejor la incidencia de la guerra, en parte por su papel de suministradores de unas revalorizadas materias primas, lo que también conduce a la fuerte revisión al alza para Arabia Saudita.

Enviar Comentario