Revista de Análisis Plural

Borges, el mapa y la realidad

0

Aunque damos por sentado que los informes de gestión explican adecuadamente la situación y la actividad de una compañía, la realidad es bastante más compleja. Curiosamente, un cuento famoso de Jorge Luis Borges nos puede ayudar a comprender mejor a la empresa.

ADRIÁN ZICARI. Profesor del Departamento de Contabilidad y Control de ESSEC Business School.


La trama del cuento es simple. En un país imaginario, las ciencias geográficas gozaban de la más elevada reputación. Los mapas eran cada vez mejores, más precisos, más completos. Con el transcurso del tiempo, los geógrafos terminaron creando un mapa que tenía la misma dimensión que la del país representado. Obviamente, este mapa tan exacto resultaba imposible de utilizar y fue finalmente abandonado.

Aquel mapa inimaginable fue a la vez el triunfo y el final de la geografía en aquel país. De allí el título del cuento: “Del rigor en la ciencia”. Una ciencia tan rigurosa, tan exacta, que lleva a pergeñar instrumentos inútiles, imposibles de utilizar.

En este cuento, Borges nos presenta el desafío de representar una realidad compleja. En el caso de una empresa moderna, con miles de personas trabajando en distintas actividades en diversos países, esta realidad mal puede describirse en la brevedad de un informe de gestión. Necesariamente deberemos simplificar esa compleja realidad para exponerla en un documento. Siendo conscientes de esa simplificación, es natural que requiramos mayor precisión, más información, más detalles. Precisamente aquí radica el riesgo denunciado por Borges: a fuerza de buscar la perfección, podemos terminar con una herramienta inútil, con un informe de difícil comprensión. Tableros de comando con cientos de indicadores y la proliferación de anexos y tablas son ejemplos de esta tendencia.

Debemos aceptar que los informes de gestión, en tanto que representaciones de una realidad tan compleja como es la empresa, jamás serán exhaustivos. Y que si llegaran a serlo, serían inútiles para la toma de decisiones. Deberemos, pues, elegir con criterio cuáles son los indicadores necesarios, la información que nos es menester para conducir la empresa.

Enviar Comentario