Revista de Análisis Plural

Entrevista a Mariya Gabriel. Comisaria europea de Innovación, Investigación, Educación y Juventud

0

Ya en el primer ejecutivo de Jean-Claude Juncker, Mariya Gabriel (Götze Delchev, Bulgaria, 1979) fue la encargada de Economía Digital durante dos años. Así pues, a pesar de su juventud, acumula una larga experiencia en Bruselas en la primera línea del brazo ejecutor de la política comunitaria, ahora bajo el liderazgo de Ursula Von der Leyen y ocupando la amplia cartera de Innovación, Investigación, Educación y Juventud. Su batuta conduce uno de los sellos más valiosos y emblemáticos de la Unión Europea, el programa Erasmus +, piedra angular de la estrategia educativa europea, clave a su vez en el desarrollo de la educación superior de la Unión.

Texto: Júlia Manresa Nogueras  Fotos: Comisión Europea


La Comisión reconoce que para 2025 la mitad de todos los puestos de trabajo requerirán cualificaciones de alto nivel. ¿Están las instituciones y los sistemas de educación superior europeos preparados para afrontar este desafío?
Creo que sí. Llevamos ya un tiempo trabajando con nuestras instituciones para transformar la educación superior en Europa y satisfacer estas necesidades. Primero tenemos que reconocer que la educación superior europea ya forma al 40% de nuestros jóvenes. Alcanzamos este objetivo el año pasado, y lo hemos aumentado al 45% para 2030. Sin embargo, sería injusto tratar este desafío del mercado laboral exclusivamente desde el punto de vista de quienes están siendo formados hoy. ¿Qué pasa con todos los que ya están en el mercado laboral, pero necesitan mejorar? Para satisfacer esta demanda, estamos desarrollando cursos más flexibles y de corta duración. Son lo que llamamos «microcredenciales». No sustituirán a los títulos universitarios, pero brindarán muchas oportunidades para quienes no pueden dedicarse dos o tres años a estudiar a tiempo completo. Los presentaremos a finales de año.
La iniciativa está respaldada por el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia, que proporciona 670.000 millones de euros para inversiones públicas y reformas para las transiciones verde y digital. De hecho, canalizaremos más fondos que nunca para la educación y la formación durante los próximos siete años. Estamos preparados para afrontar estos retos. Tenemos la voluntad política, la dirección y las herramientas.

¿Cómo afectó la pandemia de la COVID-19 a las instituciones de educación superior en Europa? En general, ¿estaban preparadas para digitalizarse casi a tiempo completo?
La pandemia tuvo un impacto profundo en la educación superior. Pero las instituciones mostraron un alto nivel de preparación, porque ya tenían experiencia previa con la educación con un modelo híbrido. Por supuesto, hay diferencias en la capacidad digital de cada institución, pero en general, hay muchos motivos para estar orgullosos. Abordaron desafíos difíciles, como mantener a los alumnos interesados, asegurarse de que el personal tuviera el apoyo necesario o adaptar el plan de estudios al aprendizaje en línea. El trabajo previo ha dado sus frutos. Por ejemplo, la iniciativa Universidades Europeas, pionera en la transformación de la educación superior a través de una mayor cooperación transnacional. Que las instituciones ya estuvieran en proceso de acercamiento les ayudó a gestionar mejor la pandemia. También inicié la creación de una Red de Educación a Distancia para miembros de los ministerios responsables de la Educación Superior de cada estado. Tratamos cuestiones como la implementación de las admisiones y evaluaciones en línea.

“La pandemia tuvo un impacto profundo en la educación superior. Pero las instituciones mostraron un alto nivel de preparación, porque ya tenían experiencia previa con la educación con un modelo híbrido”.

La pandemia ha afectado especialmente a la movilidad y, por tanto, a programas como Erasmus +. ¿Cómo ha reaccionado la Comisión? ¿Existe algún plan para compensar a aquellos estudiantes que no pudieron obtener la experiencia completa?
Tomamos medidas rápidas desde el principio. Emitimos una amplia guía de orientación para las agencias nacionales de Erasmus y también proporcionamos consejos prácticos esenciales en el sitio web de Erasmus+. Hemos alentado activamente a las universidades a ser lo más flexibles y pragmáticas posible para ayudar a los estudiantes. En cuanto a la movilidad, las medidas adoptadas incluyeron la aceptación de costes excepcionales justificados por la COVID, la prolongación de la duración de los proyectos, así como medidas de flexibilidad para el aprendizaje online.

Programas como Erasmus han demostrado ser muy exitosos a nivel universitario, pero parece que en otras dimensiones de la educación no se consigue el mismo reconocimiento. ¿Tiene previsto la Comisión intensificar la promoción de iniciativas de movilidad en ámbitos como la formación profesional, por ejemplo?
Todos conocemos Erasmus + como un plan de movilidad para educación superior y, de hecho, esta es su columna vertebral. Sin embargo, va más allá. Es un programa de aprendizaje permanente que también ofrece oportunidades desde la educación escolar hasta la formación profesional y la educación de adultos, sin olvidar los sectores de la juventud y el deporte. ¡Estos sectores no se quedan atrás! En la última promoción, más de 4,3 millones de participantes se beneficiaron de Erasmus + 2014-2020. Cerca de 2,4 millones estaban en la educación superior, lo que representa alrededor del 54% del total. El porcentaje restante de participantes procedía de otros sectores, incluidos cerca de 700.000 de formación profesional (más del 15%) y alrededor de 850.000 de la juventud (más del 19%). Para 2021-2027 el objetivo es llegar a los 10 millones de beneficiados. También estamos introduciendo formatos de aprendizaje más accesibles como la movilidad a corto plazo y combinada. El nuevo Erasmus + permitirá a los escolares y a los estudiantes adultos realizar un período de movilidad en el extranjero, no solo en grupos, sino individualmente, en una institución de aprendizaje de adultos en el extranjero.

La Iniciativa de Universidades Europeas prevé crear “las universidades del futuro”. ¿En qué se diferencian de las universidades «del pasado» y cómo evalúa las dos primeras convocatorias de esta iniciativa?
El mayor impacto de esta iniciativa es que está entrelazando universidades de toda Europa. Por supuesto, la internacionalización de la educación superior no es nueva: desde Bolonia hasta los proyectos Erasmus + las universidades han trabajado juntas durante siglos. Pero no fue hasta ahora que hubo un proyecto concreto para entrelazar las propias instituciones. Esta masa crítica, y los recursos combinados que logra, permitirán a los estudiantes beneficiarse del plan de estudios en diferentes universidades, de su personal, su experiencia y sus conexiones. No puedo decir exactamente cómo se adaptarán estas universidades al futuro, porque el objetivo es que estén en el asiento del conductor. Decirles qué hacer socavaría su autonomía. Sin embargo, sí puedo contar algunas de las innovaciones más interesantes que están desarrollando con nuestro apoyo. Por ejemplo, están creando «campus» interuniversitarios donde los estudiantes, el personal y los investigadores disfrutan de una movilidad perfecta, ya sea física, virtual o mixta.

«Sabemos que se están destruyendo puestos de trabajo de la economía tradicional, pero, también, que se crean otros nuevos. En este sentido, tanto la incubadora de impresión 3D como el DFactory Barcelona son una oportunidad para la gente joven, porque allí se exploran estas nuevas profesiones”.

La agenda renovada de la UE para la educación superior prevé que las instituciones educativas contribuyan a la innovación. La interdisciplinariedad es una forma exitosa de fomentarla. ¿Existe alguna propuesta de la Comisión para incluir currículos o programas interdisciplinarios en el Espacio Europeo de Educación?
Por supuesto. La interdisciplinariedad juega un papel clave en el desarrollo del Espacio Europeo de Educación y será un aspecto importante de la Estrategia Europea para las Universidades que queremos crear conjuntamente con los gobiernos a principios de 2022. Queremos centrarnos en el vínculo entre interdisciplinariedad e innovación. Esto se aplica a la investigación, pero también al desarrollo de nuevas pedagogías y formas de ofrecer nuevas habilidades. También estamos considerando la importancia de la interdisciplinariedad para la innovación en la próxima recomendación de la Comisión al Consejo sobre una cooperación transnacional más profunda y sostenible, para ayudar a los gobiernos y a todas las instituciones de educación superior de Europa a crear las condiciones para una cooperación transnacional fluida. Su objetivo es abordar los obstáculos más urgentes para dicha cooperación transnacional.

“La interdisciplinariedad juega un papel clave en el desarrollo del Espacio Europeo de Educación y será un aspecto importante de la Estrategia Europea para las Universidades que queremos crear conjuntamente con los gobiernos a principios de 2022”.

Los resultados de los estudiantes a menudo se comparan globalmente como otra forma de medir el poder blando. A menudo se elogia a China y EE. UU. por tener mejores sistemas educativos o, al menos, mejores resultados. ¿Existe algún análisis claro que nos dé detalles de esta comparación? ¿Hay alguna lección que aprender de estos dos sistemas en el Espacio Europeo de Educación?
Las estadísticas de la OCDE apuntan a diferentes ‘clasificaciones’ de estos tres jugadores dependiendo de lo que nos interese. Si nos fijamos en la proporción de personas de 25 a 34 años con educación superior como punto de referencia para un sistema de educación superior exitoso, entonces EE. UU. tiene el mejor rendimiento, con un 50%; la UE obtiene un 44%, mientras que China se queda en un 18%. Pero el nivel de gasto en educación superior y su composición de sistema público versus privado varía considerablemente. Los datos de la OCDE también indican que los jóvenes graduados universitarios de los EE. UU. no superan necesariamente los europeos en alfabetización y aritmética. También hay diferencias en las estadísticas sobre logros educativos entre los países de la UE, y este es, por supuesto, el objetivo principal del Espacio Europeo de Educación. Nuestros objetivos se centran no solo en impulsar el logro de habilidades, sino también en garantizar la participación y reducir la deserción. Las discusiones recientes en foros como el G20, que incluye a China y los EE. UU., así como a la UE, han demostrado que muchos países comparten esta preocupación de que debemos hacer más para abordar la pobreza educativa. Este debería ser nuestro enfoque, no solo en Europa, sino también en las discusiones con el resto de socios.

“Las discusiones recientes en foros como el G20, que incluye a China y los EE. UU., así como a la UE, han demostrado que muchos países comparten la preocupación de que debemos hacer más para abordar la pobreza educativa. Este debería ser nuestro enfoque, no solo en Europa, sino también en las discusiones con el resto de socios”.

¿Cómo puede contribuir la educación a promover la competitividad de la UE frente a EE. UU. y China? ¿La educación y la educación superior están previstas de alguna manera en la estrategia geopolítica de la UE y su política de autonomía estratégica?
Desde mucho antes de la pandemia, los líderes europeos han reconocido que invertir en educación, formación y el uso eficaz de habilidades será crucial para apoyar la prosperidad económica y social. Ahora es aún más importante asignar un papel de liderazgo a la educación y el desarrollo de habilidades como parte integral de la recuperación. La política educativa en Europa es principalmente una responsabilidad del nivel nacional o regional. El Espacio Europeo de Educación agrupa medidas que refuerzan la cooperación entre países para impulsar la calidad y la eficacia de la educación para todos. Y esto está contribuyendo tanto a corto como a largo plazo a la competitividad de Europa en general, especialmente en áreas clave como la transformación digital y la agenda verde. Una estrategia para la educación superior debe tener una perspectiva global. Mucho de esto tiene que ver con la competitividad, con el posicionamiento de Europa como un centro de excelencia para atraer académicos, investigadores y estudiantes. Nuestro enfoque fortalecerá el posicionamiento de Europa como socio clave en la educación a nivel mundial y consolidará los vínculos entre el Espacio Europeo de Educación y el resto del mundo.

“Desde mucho antes de la pandemia, los líderes europeos han reconocido que invertir en educación, formación y el uso eficaz de habilidades será crucial para apoyar la prosperidad económica y social. Ahora es aún más importante asignar un papel de liderazgo a la educación y el desarrollo de habilidades como parte integral de la recuperación

Los expertos de todo el mundo están lidiando con las mismas preguntas sobre cómo reconstruir mejor la educación, cómo abordar la emergencia climática y la llegada de la Inteligencia Artificial. La cooperación en educación y formación se ha convertido gradualmente en un instrumento importante para las políticas exteriores de la UE. La UE predicará con el ejemplo, persiguiendo la apertura recíproca en la investigación y la innovación para encontrar respuestas globales a los desafíos globales. Pero aquí volvemos a ese delicado equilibrio de cooperación y competencia, que definirá la forma en que Europa aborda el concepto de autonomía estratégica en educación. Quizás esto esté bien resumido en la frase «tan abierta como sea posible, tan cerrada como sea necesario», que en realidad es el núcleo de los actores de la comunidad educativa, la comunidad de investigación, la comunidad empresarial y, en última instancia, las estrategias de relaciones externas de Europa y sus estados.

“La cooperación en educación y formación se ha convertido gradualmente en un instrumento importante para las políticas exteriores de la UE. La UE predicará con el ejemplo, persiguiendo la apertura recíproca en la investigación y la innovación para encontrar respuestas globales a los desafíos globales”.

Dentro de Europa todavía existen grandes diferencias entre el rendimiento de la educación superior de un país a otro. Las universidades del norte y del centro puntúan mejor en la mayoría de las clasificaciones. ¿Cómo está abordando la Comisión este problema?
Es una de las razones más destacadas por las que invertimos en la iniciativa Universidades europeas. Como alianzas transnacionales de instituciones de educación superior, tienen como objetivo revolucionar la calidad y la competitividad de la educación superior europea. Pero no lo hacen agrupando universidades de una sola región, sino de toda Europa. A través de su cooperación, las instituciones involucradas pueden elevar su nivel de excelencia, aprovechando el conocimiento compartido y la experiencia de sus socios. Hay muchas variables en juego. Las instituciones tienen diferentes roles y necesidades. Algunos dependen, por supuesto, de su contexto nacional e institucional específico. Y está bien así, no hay una talla única para todos. Queremos que la Estrategia Europea para Universidades respete y aprecie la diversidad de las instituciones en los esfuerzos de transformación, pero también al conectar todo el continente, uniendo no solo las ciudades más grandes, sino de Este a Oeste, de Norte a Sur. La Estrategia hará de nuestra diversidad una fortaleza, respetando plenamente la autonomía institucional y las competencias de los Estados miembros en el ámbito de la educación, la investigación y la innovación.

“La Estrategia Europea para Universidades hará de nuestra diversidad una fortaleza, respetando plenamente la autonomía institucional y las competencias de los Estados miembros en el ámbito de la educación, la investigación y la innovación”.

Enviar Comentario