Revista de Análisis Plural

Universidad e innovación abierta

0

mon-empresarial-004-jordi-montanyaHace ya años que hablamos de las tres misiones de la universidad: la investigación (global y de excelencia), la educación de los alumnos (en contenidos y capacidades) y la interacción con el tejido socioeconómico (en el liderazgo del discurso intelectual y en el impacto en la economía). La universidad no sólo debe producir conocimiento y difundirlo en las aulas, sino que debe enfocarse al crecimiento económico y a la generación de empleo de calidad. Esta tarea forma parte también de su dimensión social.

Jordi Montaña. Rector de la Universidad de Vic – Universidad Central de Cataluña
 


 
Sin embargo, esta aproximación a las diferentes misiones se ha abordado tradicionalmente de forma teórica y desde la misma universidad. El relato se ha construido en exceso desde la oferta. Sin embargo, ¿y desde la demanda? ¿Qué motivos tiene un directivo o un grupo de investigación empresarial para acercarse a la universidad? Las razones son ya suficientemente conocidas desde las ciencias del management y, específicamente, desde el campo de la gestión de la innovación.

En primer lugar, la tecnología (el conocimiento pragmático) es un vector fundamental de competitividad empresarial. Ninguna otra dimensión de la innovación genera barreras de entrada a la competencia e incrementos de productividad similares a los de una nueva plataforma tecnológica.

En segundo lugar, hoy sabemos que la carrera tecnológica es una carrera intensiva en inversiones. Sólo hay que ver los presupuestos de I+D de las grandes corporaciones. Empresas como Intel, Roche o Microsoft invierten más en I+D que países enteros. Por la dimensión del reto, es imposible competir individualmente en base tecnológica: es mucho más eficiente trabajar de forma cooperativa.

En tercer lugar, en las universidades hay miles de científicos expandiendo constantemente la frontera del conocimiento. No es necesario reinventar la rueda: para una empresa será mucho más eficiente buscar un proveedor tecnológico fiable que interiorizar los costes de estructura que significa la investigación.

Todo ello hace que hoy en día las universidades, además de trabajar para cumplir las dos primeras misiones, hayan asimilado también la tercera: cooperar para generar crecimiento económico y empleo de calidad. Las empresas saben que en ellas encontrarán aliados estratégicos para compartir su proceso de innovación. En el mundo de la gestión, esto es lo que hoy se conoce como innovación abierta.

Enviar Comentario