Mostrando: Mundo Global

0

Sorpresa enorme en muchos consejos de administración. Ocurrió hace ocho años, en 2022. La mayoría de sus miembros se acababa de enterar de que la Unión Europea había iniciado un tsunami regulatorio tendente a un modelo económico sostenible basado en la lucha contra el cambio climático. Eso, tan abstracto para muchos, se concretaba en convertir la función social de las empresas —excesivamente evanescente—, en el abanderado de la cuestión. Hoy en 2030, fecha de autos, hemos podido contemplar el alineamiento de la mayoría de las corporaciones europeas con esos objetivos. La RSC, que había vegetado entre la cura de la mala conciencia y la filantropía, ha dado en menos de diez años el paso definitivo hacia el establecimiento de unas prácticas de sostenibilidad referentes en el Este y en el Oeste. No solo impactan en la evolución del planeta, sino que también han cambiado la gobernanza de las empresas.

Más
0

Vivimos en un mundo de grandes transformaciones. La pandemia y las crisis globales financieras, sociales, políticas, medioambientales y humanitarias están acelerando las demandas sociales y propiciando un cambio de roles por parte de empresas y ciudadanos.

Más
0

Está todavía demasiado arraigada la creencia de que la responsabilidad social de las empresas es algo que se practica como un elemento tangencial fuera del modelo de negocio. En muchas ocasiones, a través de departamentos especializados o de fundaciones, sin demasiada conexión con el core de la compañía. Por desgracia, a fecha de hoy, las empresas con programas de responsabilidad social que tienen un alto componente de greenwashing o de socialwashing, son todavía una parte muy importante del censo empresarial.

Más
0

La Responsabilidad Social Corporativa (RSC) es una forma de dirigir las empresas basada en la gestión de los impactos que su actividad genera sobre sus clientes, empleados, accionistas, comunidades locales, medioambiente y sobre la sociedad en general (Observatorio de la Responsabilidad Corporativa). En las siguientes páginas, conocemos cuatro ejemplos de buenas prácticas de RSC y la importancia de que las organizaciones adopten esta cultura en beneficio de todos.

Más
0

En la cumbre del Clima de 2022, la COP27, celebrada en Sharm el Sheij, Egipto, se declaró formalmente el final de la era del carbón. No había sido posible en la del año anterior en Glasgow por las presiones de India y los tejemanejes de Rusia y China. Desde la COP28 a la COP36, recién celebrada este año de 2030, se han encadenado una serie de pasos definitivos en la UE y en todo el mundo para reducir sustancialmente la producción de las energías fósiles. A la vez, se han cumplido con creces los objetivos planteados para aumentar el uso de las energías renovables que las sustituyen. Hubo dinero y se empleó correctamente. De este modo, se empieza a cerrar un paréntesis de fuerte desequilibrio energético, fraguado durante los últimos doscientos años desde la Revolución Industrial.

Más
0

La energía es un recurso básico para el desarrollo de cualquiera actividad social y económica. En el caso de territorios insulares, sin embargo, por su condición de comunidades aisladas y la complejidad de la logística de acceso a recursos primarios, esta afirmación tan obvia provoca que el diseño de los sistemas energéticos resulte crítico. Las islas han utilizado tradicionalmente hidrocarburos de forma masiva, y no sólo para el sector del transporte, por lo que resulta más acuciante la descarbonización con todas las tecnologías disponibles.

Más
1 2 3 19